16 de marzo de 2023

Bajo el fuego y la sal - José Soto Chica

Fecha de edición: 2.022
Editorial: Edhasa
Páginas: 408
Precio: 21,50 €
Género: Novela histórica
Otro libro reseñado del autor: 

Sinopsis: En el año 846 d. C, la que fuera capital del gran Imperio se ha convertido en una ciudad arruinada y semiabandonada. Aun así, Roma sigue siendo eterna, pues en ella gobierna el Papa y en ella descansan, rodeados de inmensas riquezas, los cuerpos de los apóstoles de Cristo: Pedro y Pablo. Grandes tesoros oculta la Iglesia. Y por ello, piratas y corsarios sarracenos allende los mares se confabulan para asaltar y saquear la ciudad.

Entretanto, de fondo, junto a los tronos de reyes, califas, emires y emperadores de todo el Mediterráneo se escuchan susurros de conjuras y trompetas de guerra. El mundo parece haber enloquecido, y en medio de esa locura el único objetivo común es medrar y sobrevivir. Y así viven y malviven desde el Papa a una bailarina bizantina, un caudillo vikingo tan ambicioso como implacable o un alquimista dispuesto a vender al mejor postor el secreto más codiciado del mundo conocido: la fórmula del fuego griego.

Bajo el fuego y la sal es, sencillamente, una novela trepidante. Ambición, aventura, amor, traición y guerra se mezclan en sus páginas, escritas con vigor y emoción; al momento, el lector quedará asombrado y subyugado ante el acontecimiento más dramático vivido nunca por la cristiandad medieval: el saqueo del Vaticano. Y nadie mejor que José Soto Chica, ganador del Premio Edhasa Narrativas históricas con El dios que habita la espada, para contárnoslo porque es, sin duda, un genio de la narrativa y la historia.


OPINIÓN

El saqueo de Roma en el año 846 d. C no es tan conocido como el protagonizado por el caudillo godo  Alarico en el 410 d. C, o el llevado a cabo por las tropas de Carlos V en 1527. A pesar de lo traumático del acontecimiento ocurrido a mediados del siglo IX, no hay apenas imágenes o fuentes escritas a las que recurrir, incluso un fragmento del Liber Pontificalis es borrado por la vergüenza que supuso no haber defendido la ciudad de un saqueo que arraso las grandes Basílicas y donde se profanaron las tumbas de los apóstoles Pedro y Pablo. Para dar la respuesta a las preguntas que suscitan este hecho histórico el profesor de la Universidad de Granada y especialista de la Antigüedad Tardía José Soto Chica publica Bajo el fuego y la sal (Edhasa, 2022). Una extraordinaria novela histórica en la que su autor vierte su enorme talento, logrando aunar perfectamente la labor de historiador con la de novelista.

Hay varias preguntas que nos pueden venir a la mente a la hora de afrontar la lectura de esta novela. La primera es: ¿quien realiza este saqueo? Sorprendentemente descubro que es realizado por una alianza entre piratas y corsarios andalusíes y norteafricanos, liderados por el renegado astur  Abu Massar Al Asturqi, un pirata convertido al Islam, aventurero, y que acaba siendo jefe de los mercenarios al servicio del príncipe cristiano de Benevento. Un personaje fascinante, sin duda, y que podemos denominar como un converso práctico e hijo de su tiempo, poniendo de manifiesto que el mundo que nos pinta Soto Chica en su novela es mucho más fluido y permeable del que creemos. Aquí nos surge la siguiente pregunta: ¿qué mundo es ese en el que nos sitúa la novela? El autor nos da una visión panorámica del Mediterráneo del siglo IX, un mar abierto a la vez que convulso, donde todo era posible y en el que se enfrentan muchas potencias por su dominio. Tenemos el Califato abasí, Bizancio, el Imperio carolingio fragmentado, los Califatos norteafricanos de Tahert y Fez, el Emirato de Córdoba y una península itálica tremendamente fragmentada. A esto hay que sumar que el siglo noveno es el siglo de los piratas por antonomasia, quedando bien reflejado en la novela que el Mediterráneo es un mar peligroso, donde grupos piratas y corsarios buscan botín y un territorio donde asentarse. Todos estos poderes acaban confluyendo de una u otra manera en la Roma del año 846.

La Roma que nos presenta Soto Chica es algo diferente a la que estamos acostumbrados. Sigue siendo una ciudad prestigiosa y fascinante pero venida a menos, en ella solo habitan cincuenta mil habitantes rodeados de una mezcla de las impresionantes ruinas, de lo que quedaba de la antigua Roma, y riquezas desbordantes que le daban a la ciudad un aire de leyenda y tesoros a los que acuden los piratas protagonistas de la novela como moscas a la miel. Riquezas que destacaban sobre todo en el Vaticano, que en esta época se encuentra extramuros de la ciudad, que alberga las fastuosas basílicas de San Pedro y San Pablo. En resumen, un lugar lleno de riquezas y extranjeros, pero sin protección efectiva ante la amenaza que se cierne sobre ellos, a la que tendrá que hacer frente el Papa Sergio II con unas fuerzas insuficientes; compuestas por entre seis y siete mil hombres de las diferentes escolas: frisones lombardos sajones y francos, más las milicias de la ciudad, que tienen que enfrentarse a una alianza de veinte y veinticinco mil piratas.

Un punto a destacar en la novela es su estructura a modo de novela rio, en la que los distintos personajes van tejiendo la trama para confluir en el saqueo del año 846. Entre ellos sobresalen un interesante quentarca de un dromon de la Flota imperial bizantina y su sifonador encargado de operar el dispositivo del fuego griego. El anteriormente mencionado Abu Massar Al Asturqi, un personaje real y tremendamente desconocido. Otro personaje que no tiene desperdicio es el vikingo Ingvar, de origen varego y al servicio del emperador de Oriente, que se ve en medio de una conjura entre imperios que también tuvo su repercusión en el saqueo de Roma. Por no hablar de dos potentes personajes femeninos, la intrigante bailarina constantinopolitana Aretí, y Fátima al-Fihri, una mujer de gran sabiduría que fundó la primera universidad en el Occidente islámico. Mención aparte al personaje de Marcos el Griego, ambicioso alquimista con oscuras intenciones que sirve de nexo de unión para tramas y personajes. Estos son algunos ejemplos que sirven de muestra del tremendo mosaico de culturas, religiones y pueblos que nos muestra el autor a través de unos personajes fascinantes.

El autor se toma su tiempo tejiendo la historia, contándonos como se produce la alianza de piratas que remontan la desembocadura del Tiber llegando hasta Roma. Las páginas que narran el saqueo son vibrantes, dejando al lector boquiabierto ante cómo se organiza la defensa y como fueron las batallas por el Vaticano. Aquí cabe destacar el estremecedor episodio en el que la Guardia sajona es aniquilada hasta el último hombre defendiendo San Pedro del Vaticano en su escalinata. Francos y frisones igualmente pelearán hasta el último hombre, mientras Sergio II ve impotente desde Castel Sant'Angelo el incendio y saqueo de la ciudad y las Basílicas de San Pedro y San Pablo. Estremecedoras imágenes que Soto Chica nos hace no solo entender, sino ver y sentir, teniéndonos con el aliento retenido hasta el último segundo por el destino de la ciudad.

En definitiva, la narrativa de Soto Chica engancha, incorpora el manejo enciclopédico de un enorme volumen de fuentes primarias y está escrita con un estilo que mantiene nuestra atención de la primera a la última página. Una novela tremenda que nos describe un mundo grande y sorprendente en el que cualquier cosa posible podía ser real.



Andrés CM

3 comentarios:

  1. Uy, ya sabes que la novela histórica no es lo mío, así que lo dejo pasar ^^

    ResponderEliminar
  2. Hola, no conocía este libro. Me lo apunto por si puedo hacerle un hueco en la lista de pendientes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. No tiene mala pinta, me lo apunto.

    Saludos

    ResponderEliminar

Nuestro blog se alimenta de tus comentarios, gracias por leernos y dejar tu huellita =)