23 de junio de 2022

Cómo casarse con un marqués (Agentes de la corona 2) - Julia Quinn

Fecha de edición: mayo 2.022
Editorial: Titania
Páginas: 352
Precio: 16,50 €
Género: Romance histórico
Serie: Agentes de la Corona

Sinopsis: La desesperación de Elizabeth Hotchkiss por conseguir un marido rico parece llegar a su fin cuando tropieza con una copia de Cómo casarse con un marqués en la biblioteca de lady Danbury, para quien trabaja. Se trata de una tentadora guía de seducción que explica justo lo que la joven necesita: cómo casarse con un hombre acaudalado. Ya que, en la Inglaterra de 1815 no existen demasiadas opciones para una muchacha sin bienes familiares que, además, tiene tres hermanos menores a los que mantener.

Su suerte parece mejorar aún más cuando James Sidwell, el sobrino de lady Danbury, se ofrece como voluntario para que Elizabeth ponga en práctica los conocimientos que acaba de adquirir. Y lo que comienza como un juego desatará una verdadera pasión entre ellos… Lo que Elizabeth no sabe es que los designios del amor pueden ser bastante complicados, porque James, presunto administrador de la propiedad, oculta un secreto sobre la nobleza de sus orígenes.


OPINIÓN

La protagonista de este libro es la dama de compañía de lady Danbury (Bridgerton) 😲 ¡¡Menuda sorpresa!! 💙 Cuando comencé el libro quedé tan encantada con este dato que mis ganas de leer se despertaron tras varias semanas algo plof, sinceramente ansiaba leer esos comentarios mordaces de lady Danbury.

Elizabeth es la hermana mayor de su familia con un papel fundamental para sus hermanos ya que hace tiempo quedaron huérfanos y deben arreglárselas solos. Me ha parecido un personaje admirable por cargar ese peso sobre sus hombros en una época en la que no era nada fácil sacar adelante a una familia estando sola y sin apenas ingresos. 

James es el sobrino favorito de lady Danbury y la petición de esta lo hará venir a la casa Danbury donde en su misma puerta se topará con Elizabeth. Un personaje al que conocimos en el anterior libro de esta saga y que tanto me cautivó que ansiaba con ganas leer más sobre él y no defrauda ya que es un hombre en edad de pensar en matrimonio pero que a su vez se niega a una vida de infelicidad.

El amor en este libro comienza como un experimento o algo así y va transformándose y descubriendo algo mucho más profundo, he disfrutado leyendo el desarrollo de la relación y el tremendo lío que se va formando.

El motivo del título de este libro me ha parecido muy curioso y abre una trama secundaria sobre la que ansiaba leer.

Desde el comienzo de la lectura suponía que esta posible relación tendría mucho que ver con lady Danbury porque parece que ella tiene ojo para estas cosas y ansiaba seguir leyendo para ver hasta qué punto su influencia supondrá una ventaja o problema.

Julia Quinn en este libro me ha vuelto a conquistar, es como si su esencia y forma de narrar, esas que me cautivaron hace nueve años, volviesen despertando mis sonrisas y sintiendo ese enganche a la trama que ella consigue de forma exquisita.

La portada es preciosa, sin duda parece el hogar donde acontece gran parte del libro.

En definitiva, un romance experimental para ella e inesperado para él que ocultan detrás una vidas mucho más complejas de lo esperado, la presencia de lady Danbury, un libro rojo y tramas que descubrir harán que la lectura se convierta en una aventura repleta de momentos divertidos y amor.


PORTADAS DE LA SERIE


Atrapada

20 de junio de 2022

Colaboracionistas. Europa Occidental y el Nuevo Orden nazi - David Alegre Lorenz

Fecha de edición: 2.022
Editorial: Galaxia Gutenberg
Páginas: 584
Precio: 28 €
Género: Historia 

Sinopsis: La Segunda Guerra Mundial es un momento decisivo de la historia europea, aunque pocas veces nos la han contado desde la perspectiva de los colaboracionistas. Decenas de miles de europeos tomaron parte en las políticas imperiales del Tercer Reich, espoleados por el miedo a perder una oportunidad irrepetible e inspirados por los deslumbrantes triunfos de la Alemania nazi. Este libro ahonda en su universo mental, en sus trayectorias desde los años treinta, en sus estrategias políticas, en sus tormentosas relaciones con los alemanes, en el sentido de sus decisiones y de sus acciones, incluyendo la creación de unidades de voluntarios para la guerra contra la Unión Soviética. Lejos de verse a sí mismos como meros peones, los colaboracionistas creyeron que una cooperación estrecha y leal con los ocupantes sería la manera más rápida y eficaz de promover sus intereses personales y sus proyectos políticos. Marginados por sus convecinos como traidores y perseguidos por la resistencia acabarían firmando un pacto de sangre con los ocupantes, contribuyendo al saqueo de sus países y empujando a sus comunidades al borde de la guerra civil. No en vano, la condena y depuración del colaboracionismo pondría los fundamentos de la refundación del continente en la posguerra.

OPINIÓN

David Alegre Lorenz (Teruel, 1988) se ha convertido en todo un referente en el mundo hispanohablante de la nueva historia militar y los estudios socioculturales de la guerra. Sus anteriores obras como el magnífico volumen que dedica a la batalla de Teruel así lo acreditan, analizando el fenómeno de la guerra en todas sus dimensiones. Su nuevo libro 'Colaboracionistas. Europa Occidental y el Nuevo Orden nazi' es el resultado de diez años de investigaciones que el autor logra condensar en un trabajo monumental, que resulta una clase maestra de historia sobre un tema difícil, controvertido y lleno de aristas. Pese a lo abrumadora que pueda resultar la obra tengo que decir que se trata de un libro fácil de leer lleno de historias cruzadas y microhistorias que hacen que la lectura resulte muy amena, en el que se puede palpar en cada página el soberbio trabajo que ha realizado un historiador totalmente novedoso. 

La obra analiza el fenómeno del colaboracionismo con la Alemania nazi en los países ocupados en la Segunda Guerra Mundial y lo hace estudiando minuciosamente cada una de los numerosos puntos que componen este complejo fenómeno durante todo su recorrido que como veremos fue más allá del final de la guerra y de los regímenes fascistas. La obra está estructurada en siete grandes bloques; el primero de ellos nos llevará a los años de entreguerras en los que se dio el proceso de radicalización de la derecha europea, destacando cinco factores fundamentales: 1) La Gran Depresión, donde las clases medias van a ser el nicho del que se nutre la radicalización. 2) La llegada del nazismo al poder con todo lo que supuso para los diferentes movimientos fascistas. 3) La crisis de 1934, en la que se pone de manifiesto la crisis de las democracias liberales. 4) La guerra civil española, en la que el anticlericarismo da como fruto la reacción y el miedo al colapso de la sociedad occidental. 5) La crisis de los refugiados, poniendo el foco en los refugiados judíos y los republicanos españoles en el caso francés.

Seguidamente el libro nos llevará por la ocupación de Europa Occidental en el periodo de 1940-1941. En este bloque conoceremos las políticas imperialistas llevadas a cabo por los alemanes en los países ocupados en el occidente europeo.  Los alemanes van a seguir siempre el mismo patrón; pactar con las élites que dirigen el país para buscar ocupaciones tranquilas en las que con un número relativamente pequeño de gente se pueda controlar el país. En este modelo me ha llamado la atención el papel de los diferentes partidos fascistas en los países ocupados que van a quedar relegados a un segundo plano y no se les va a entregar el poder. El autor nos expone convincentemente los muchos espectros del colaboracionismo en todas las capas de la sociedad pero poniendo el foco en el gran colaboracionismo que encontraron los alemanes en los partidos conservadores y las élites.

La invasión de la Unión Soviética va a cambiarlo todo para esos partidos fascistas y sus líderes ya que el nuevo escenario les va a ayudar a salir de la irrelevancia ofreciendo unidades de voluntarios. Entre todos los líderes del colaboracionismo europeo parece desatarse una carrera para estar en la invasión y así poder dar ejemplo de su compromiso con el Nuevo Orden. Estas prisas con el posterior desarrollo de la guerra harán que se vean inmersos en un callejón sin salida al tener que mantener el flujo de voluntarios para el esfuerzo bélico y no perder la credibilidad ante los alemanes. En esta parte del libro tengo que destacar el excelente análisis que realiza el autor de las relaciones de los alemanes con sus aliados en el frente del este, derribando muchos mitos y demostrando lo irrelevantes que fueron algunas de estas unidades. El posterior periodo de 1943-1944 traerá el caos y las guerras civiles dentro del Nuevo Orden, en este periodo David Alegre nos expone como las diferentes resistencias antifascistas de los países ocupados ponen su objetivo en combatir no a los alemanes sino a los colaboracionistas y sus familias, con la consiguiente radicalización de estos. Mención aparte al capítulo que el autor dedica a la sociedad francesa y su equilibrio entre el colaboracionismo y la resistencia y que es particularmente interesante dado el nivel de mitos que se han creado en torno a ellos.

El final de la guerra y el posterior orden político-social de la posguerra nos llevan a los últimos capítulos del libro. En ellos asistiremos al derrumbe del Nuevo Orden en todos los frentes tanto políticos como militares y lo que supuso en los diferentes países ocupados. Un derrumbe en el que resulta muy curioso descubrir la total despreocupación alemana ante el papel de la resistencia en la retaguardia ante la inminente invasión aliada, volviendo a poner el autor la lupa en las élites que son las únicas que podrían activar la insurrección generalizada pero que no lo hacen por miedo a quien ocupará el poder, permitiendo a los alemanes mantenerlo hasta el final. Paradójicamente el final de la guerra no trajo el final definitivo del colaboracionismo. La depuración de posguerra acarreó infinidad de procesos que llevaron al colapso de los sistemas judiciales, si a esto sumamos la dramática situación económica en la que estaba sumida el continente todo llevó a un cambio de prioridades. Sin duda se dictaron sentencias ejemplarizantes pero había demasiadas vergüenzas que tapar y mucha gente valida en las cárceles. El cambio de la situación política a partir de 1948 con la Guerra Fría como telón de fondo ayudará a que se reafirme esta lógica llevando la amnistía a muchos colaboracionistas. Sera precisamente en torno a algunos de estos líderes amnistiados en los que se fundamentará la reconstrucción de la extrema derecha europea que pasaran a convertirse en los referentes de los nuevos desengañados.


Andrés CM